Empieza aquí

La vida es mágica, muy mágica, y si tú no lo ves así en este momento, es normal e igualmente estoy de acuerdo contigo jaja.

Sí, así es. Porque la vida también es dual y eso significa que es como una moneda con sus dos caras.

La vida es muchas cosas y todas a la vez. Lo guay es que puedes elegir con qué cosas quedarte la mayor parte del tiempo, a la vez que permitirte divagar por esas otras cosas que quizá no te gustan tanto pero también forman parte y a veces no queda de otra que interactuar con ellas.

Y mientras uno va viviendo, he descubierto que hay algo que facilita y simplifica el estar feliz, sin más. Ese algo es volver a ti.

Volver a ti significa prestarte atención (a lo que sientes, a lo que piensas, a cómo reaccionas y respondes, a lo que te gusta y a lo que no). Y a través de ese prestarte atención, conocerte, entenderte, y aceptarte.

Así es cómo descubres tu propia felicidad.

Y empiezas a entender también que el otro tiene su propia felicidad, que puede coincidir más o menos con la tuya. Porque ese otro tiene su historia, sus retos y sus cosas, de la misma manera que tiene ese pelo, esos ojos y esa estatura, que son diferentes a lo que traes tú. Cada uno tiene sus cartas.

Lo que queda es jugar. Jugar y hacer de tu vida lo que tú quieras que sea, porque aunque suene utópico, todo empieza con la percepción que tenemos, las gafas que nos ponemos para mirar el mundo.

A mí me gusta compartir mis gafas 🙂

Por eso creé esta web, por eso creé este podcast y por eso estaré encantada de charlar contigo para ayudarte a que te conozcas mejor y a que puedas ver el mundo con las gafas que más te gusten ♥


Si ahora estás pasando por un mal momento…

Te comparto un par de audios que quizá puedan ayudarte. El vídeo verás que es todo el rato una relajante lluvia en un precioso paisaje.

En este primero te guío un ejercicio para que puedas encontrar alivio y paz si tienes cualquier tipo de malestar, sea físico, emocional o ambos a la vez.

Y en este segundo te ayudo a que conectes con la confianza y la seguridad que ya tienes en ti.


Conocerte es la clave

Hay muchas maneras de conocerse a uno mismo.

La primera y más básica es observarse, prestarse atención. Y pasito a pasito, conforme vas viviendo y haciendo tus cosas, vas registrando lo que te gusta y lo que no, lo que te aporta alegría, lo que te enfada, lo que te cuesta, lo que te da vergüenza…

Esta primera manera es fantástica y con ella solita tienes más que suficiente.

Ahora bien, como apoyo de este observarse a uno existen algunas herramientas muy potentes que ayudan a acelerar el proceso y, sobre todo, a ver tus puntos ciegos.

Esto de los puntos ciegos ha sido para mí de lo más importante, junto con el ayudarte a ver lo que ya veías con otros ojos (más bondadosos).

Actualmente la herramienta que utilizo se llama Diseño Humano. Es la más compleja con diferencia de todas las que he usado, lo cual tiene todo el sentido dado que somos seres muy diversos y profundos, así que si bien una herramienta más simple igualmente ilumina y ayuda un montón, una más compleja te aporta ese punto de ir al detalle y a la verdadera individualidad única de cada uno.

Si tienes curiosidad, pues obtener tu gráfico personal a través de esta página o a través de esta app de móvil (PlayStore, Appstore).

Y si quieres, te cuento cómo puedes descubrir aquello que te hace verdaderamente feliz a partir del gráfico. He preparado una guía interactiva en PDF con todo explicadito muy sencillo. Si te apetece, déjame el email y te lo envío 🙂