Soy Lau Moreno y trabajo con personas delgadas que no se ven bien del todo, tienen una baja forma física y se sienten cansadas y sin energía. Mi objetivo es ayudarles de manera sencilla (y divertida o eso intento) a que se vean atractivas y se sientan en forma y con energía, para que puedan hacer aquello que aman.

Movimiento, alimentación y hábitos saludables son las 3 claves que desarrollarás conmigo si me acompañas 🙂

Yo fui una persona sedentaria durante mucho tiempo, desde pequeñita. Comía lo que me daba la gana y me movía muy poco. Hasta que llegó el día en que empecé a preocuparme por mi físico: básicamente quería un vientre plano y tener más culo (siento no ser muy original en esto jaja).

La cosa no quedó ahí, claro, porque cuando una va coleccionando más años, las cosas te empiezan a afectar más. Así que ya no era solo no verme del todo bien, sino sentirme cansada, débil, torpe y en general lo que se dice hecha polvo.

 ¿Te ha pasado algo así? Verte con flojera, cansarte al subir unos cuantos escalones o pegar una carrerilla para coger el autobús, y por supuesto esa flacidez tan “maravillosa”…

Afortunadamente todo esto tiene solución y no hace falta ni dedicarle mil horas al día ni seguir unas instrucciones súper complicadas.

Si te quedas un ratito, te cuento 🙂

Yo tenía claro que no quería complicarme la vida. Buscaba algo fácil de seguir y que además no me quitase mucho tiempo.

Durante más de 5 años he estado experimentando y aprendiendo distintas metodologías de entrenamiento y actividad física, usando tanto el cuerpo únicamente como ayudándome de objetos externos como pesas.

Además, después de un tiempo ejercitándome, terminé por convencerme de que tenía que probar eso de “alimentarse bien”. Estaba harta de ver esa idea por todos lados pero no me decidía a meterle mano al tema de la comida, hasta que un día dije “Venga, a ver de qué va todo esto”. Ese fue el principio de otro gran viaje en el que llevo ya más de 3 años. Y no me arrepiento en absoluto 🙂

En todo este tiempo, aparte de la experiencia, he aprendido muchísimo zambulléndome en libros, cursos, blogs… Hasta el punto de que me acabé metiendo en un señor programa formativo llamado “Coaching Nutricional y Sanitario” en el Instituto de Ciencias de Nutrición y Salud (ICNS).

Con todo este conocimiento he ido definiendo mi propio sistema (o estilo de hacer las cosas), basado en 3 conceptos clave: movimiento, alimentación y hábitos saludables. Simple y directo al meollo.

Con él quiero ayudarte a que te veas y te sientas bien:

Moviéndote más y mejor, comiendo alimentos para humanos e integrando algunas nuevas costumbres que potencien aún más tu salud.

Y por supuesto nada de llevarse media vida haciendo ejercicio, o contando calorías o tirándote horas en la cocina para comer algo decente (tienes que verme a mí hacerme de comer, jaja, soy como el correcaminos).

¿Te ape que trabajemos juntos?

¿Sabes? Yo incluso llegué a enorgullecerme de no hacer deporte ni moverme en general: “Bah, es un rollo y además cansa”…

Si te pasa algo parecido, te entiendo perfectamente. Ten en cuenta que la forma en la que nos suelen inculcar el deporte no es muy allá. Yo por lo menos tenía la idea de que hacer ejercicio era para gente que tenía bastante sobrepeso, igual que comer sano.

+ “Uf, pero es que me da tanta pereza ponerme a entrenar…”.

+ “Pero si yo lo que quiero es comer lo que me gusta y ya está. No me quiero romper la cabeza con historias de comer esto o lo otro, si es malo o bueno… Tampoco influirá tanto…”.

+ “A ver, si salgo a correr o voy al gimnasio a moverme un poco, es porque así puedo comer lo que me dé la gana después”.

¿Te suena?

Sí, yo he estado ahí, y bastante tiempo. Ni me gustaba moverme ni me gustaba preocuparme por la comida.

Pero oye, el querer verme mejor físicamente me dio el empujón que necesitaba y acabé, no solo ejercitando, sino aprendiendo a comer bien de verdad.

Cuando vas viendo los resultados, y te aseguro que el tema físico no es lo único, te emocionas tanto que quieres más. Es alucinante. Empiezas mojando el pie en el agua y acabas por tirarte de cabeza de pura ilusión 😀

Mi vida cambió desde el primer día que me puse en serio con esto. ¿Sabes eso de “hasta que no lo vea, no lo creo”? Pues cuando empiezas a ver, te parece hasta mágico.

Es que no sólo me veía mejor. Es que dejó de dolerme la regla, empecé a enfermar cada vez menos y con menor intensidad, me desaparecieron unos granitos que llevaba arrastrando ya mucho tiempo y hasta me permitió llevar infinitamente mejor una enfermedad crónica de la piel que me habían diagnosticado un tiempo antes. En serio, magia.

Descubrí que no tener enfermedades no significaba estar sano

Y que cuando estás bien por dentro, irremediablemente eso se nota por fuera.

Es un camino increíble, donde te das cuenta de que vida solo tenemos una, y que estando a tope de salud es como le puedes sacar su máximo jugo.

Me encantará ayudarte a que tú experimentes lo mismo 🙂

¿Quieres que te ayude a verte y sentirte en forma y a tope de energía?